¿Cómo prepararnos para hacer una buena confesión?

Fecha: 4 de abril de 2024

Guía para el examen de concienciaDespués de haber vivido con mucha fe la Semana Mayor, los fieles católicos celebramos la Pascua, un tiempo de gozo en el cual recordamos el triunfo de Nuestro Señor sobre la muerte. Por este motivo, y porque estamos llamados a imitar a Cristo, todos los creyentes estamos llamados a vencer el pecado y la muerte.

!Y qué mejor que hacerlo mediante la realización de un exhaustivo examen de conciencia que nos permita preparar nuestras almas para hacer una confesión de vida!

Recordemos que la confesión es un sacramento fundamental en la vida espiritual de todos los católicos. Por este motivo, y para confesarnos bien, es indispensable discernir si hemos actuado en contra de la voluntad de Dios, por medio de una adecuada preparación.

¿Qué es un examen de conciencia para la confesión?

Aunque pueden encontrarse diferentes tipos de examen de conciencia, la mayoría de ellos siguen el mismo esquema: una serie de preguntas que nos ayudan a examinar nuestro comportamiento, pensamientos y palabras a la luz de la fe, de manera que podamos arrepentirnos de nuestros pecados, fortalecer  nuestra relación con Dios y avanzar en el camino de la santidad.

Esta valiosa herramienta no solo nos ayuda a descubrir cuáles son las faltas que hemos cometido en relación con cada uno de los mandamientos y de las virtudes teologales, sino que también nos permite reconocer nuestros defectos de carácter y comprender cuándo hemos cometido uno -o varios- de los siete pecados capitales.

Un buen examen de conciencia es aquel que nos invita a ser sinceros con nosotros mismos; a reconocer la necesidad de arrepentirnos y de buscar reconciliarnos con Dios. Es una guía que busca identificar cuáles son las áreas en las que necesitamos crecer espiritualmente y nos impulsa a superar nuestras debilidades y a combatir nuestros vicios.

¿Cómo se realiza un examen de conciencia?

Para hacerlo correctamente resulta indispensable orar pidiendo un sincero arrepentimiento y la gracia de poder reconocer nuestras equivocaciones, con el fin de alcanzar una auténtica contrición que nos permita abrirnos a la acción transformadora del Espíritu Santo en nuestras vidas.

Para ello, es necesario leer una serie de preguntas, ojalá ante el Santísimo Sacramento, o en el lugar donde acostumbramos a orar. A medida que vayamos reflexionando, es conveniente escribir nuestras faltas (para no olvidar ninguna) y, una vez hayamos hecho la confesión de vida, debemos destruir el papel donde anotamos los pecados cometidos, para evitar que caiga en manos de terceros.

Nuestra Familia Religiosa, Fricydim Mater Fátima, ofrece un examen de conciencia muy completo, por medio del cual se nos invita a ser conscientes de nuestras debilidades, para buscar la gracia y el perdón divinos mediante el sacramento de la reconciliación.  ¡Descárgalo Aqui!