LUNES 12 DE JUNIO DE 2023 (10ª SEMANA TO, CICLO A): LA CARTA MAGNA DEL EVANGELIO

Fecha: 12 de junio de 2023

LUNES 12 DE JUNIO DE 2023 (10ª SEMANA TO, CICLO A):

 Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,1-12):

Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron.

Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo: «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.»

LA CARTA MAGNA DEL EVANGELIO

“Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos”. Esta frase de Jesús, la primera de las bienaventuranzas, que a su vez son la Carta Magna del Evangelio, ha sido posiblemente la frase que como un surco arrebatador ha atravesado desde hace dos mil años y sigue atravesando hoy, el espacio y el tiempo de este mundo en el que vivimos, sacudiendo, provocando, transformando, toda cultura y toda civilización. Es seguramente la sentencia más sabia, la promesa más revolucionaria, y la esperanza más fuerte que jamás se haya oído y que jamás se oirá.

“Bienaventurados -es decir, dichosos- los pobres en el Espíritu porque de ellos es el Reino de los cielos”. Arranca así el Sermón de la Montaña. Muchos intentaron memorizar cada una de las nueve bienaventuranzas ese día, a la orilla del lago de Galilea. Seguramente todos aprendieron, mejor dicho, apresaron en su corazón, la primera de ellas: Bienaventurados los pobres en el Espíritu.

Todos intuimos lo que significa esta frase. Aun así, seguramente para eludirla, o para que el golpe de su azote no dañe nuestra conciencia existencial, seguimos preguntando: Pero ¿quiénes son los pobres de espíritu? ¿los pobres de espíritu no son los pobres materiales? ¿Aunque yo sea rico, o al menos no sea pobre, puedo ser “pobre de espíritu”, y por tanto feliz, bienaventurado? Creo que la mejor manera de responder a esta pregunta es hacerse otra pregunta: ¿conoces tu algún rico que sea feliz? O más incisiva: ¿Te hace a ti feliz tu poca o tu mucha riqueza?

Y es que tendríamos que aprender a mirarnos pobres. La cuestión no es dejar ser ricos para ser pobres, sino dejar de creernos ricos y empezar a darnos cuenta de que somos pobres. Claro que todos somos pobres. Somos pobres porque somos limitados. Somos pobres porque somos pecadores. Somos pobres porque sufrimos. Somos pobres porque somos mortales.

Esta es la mirada humana, profunda, limpia, verdadera, que recupera la riqueza esencial del marginado y excluido, la de su infinita dignidad como hijo de Dios, y la farsante e injusta desproporción de esta riqueza con sus carencias.

Es la única mirada radical que iguala al que tiene con el que no tiene, y que hace irresistible la reacción, de puro dolor, que a la vez extirpa del pobre su miseria y del rico su arrogancia.

Es la mirada que implora el pobre. A veces es lo único que coincide entre lo que pide y lo que realmente necesita. Saber amar es saber mirar, y saber mirar es saber amar.

Es la mirada la que desvela la superficialidad, falacia, inconsistencia y frugalidad de lo que normalmente llamamos no se si riqueza, pero si seguridad, calidad de vida, o bienestar. Cuando ninguna de estas legítimas aspiraciones es capaz de llenar el verdadero anhelo de felicidad humana.

Nos bastaría esta mirada para acariciar el tesoro que siempre es la riqueza del otro, para adquirir el atractivo de la solidaridad, que es el de bajar a la mina de esas pepitas de oro puro, limpias del barro de las riquezas, pero escondidas y enterradas en los suelos de la marginación y la miseria.

Un pequeñito libro, ya clásico, titulado “Sabiduría de un pobre”, de Éloi Leclerc, pone en boca de Francisco de Asís esta confesión: Queremos siempre añadir un codo a nuestra estatura, de una u otra manera. Tal es el fin de la mayor parte de nuestras acciones. Aun cuando pensamos trabajar por el reino de Dios es muchas veces eso lo que buscamos, hasta que un día, tropezando con un fracaso, no nos queda más que esta sola realidad desmesurada: Dios es. Descubrimos entonces que no hay más todopoderoso que Él, y que Él es el solo Santo, el solo Bueno. El hombre que acepta esta realidad y que se goza hasta el fondo de ella ha encontrado la paz. Dios es, y eso basta. Pase lo que pase, está Dios, el esplendor de Dios. Basta que Dios sea Dios. Sólo el hombre que acepta a Dios de esta manera es capaz de aceptarse verdaderamente así mismo.