Pentecostés: el don prometido

Fecha: 8 de mayo de 2024

La fiesta de Pentecostés, que este año se celebra el 19 de mayo, es un momento de gran regocijo para todos los fieles, ya que conmemora un hito crucial en la historia cristiana: la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles.

Este acontecimiento, descrito en el libro de los Hechos de los Apóstoles, reviste un significado especial para los católicos de todo el mundo, pues representa el cumplimiento de la promesa de Jesús de enviar al Paráclito para guiar y fortalecer a la Iglesia.

La palabra «Pentecostés» tiene su origen en el griego πεντηκοστή (pentēkostḗ), que significa «quincuagésimo», refiriéndose a los 50 días después de la Pascua, tal como se celebraba en la tradición judía con la ofrenda de dos panes hechos con la primera cosecha de trigo en el Monte Sinaí.

En la Iglesia Católica, esta festividad adquirió un significado especial, ya que conmemora la efusión del Espíritu Santo sobre los discípulos reunidos en Jerusalén, tal como lo relata el libro de los Hechos de los Apóstoles. Por este motivo, durante la Santa Misa, se leen pasajes bíblicos que resaltan la acción del Espíritu Santo, y se entona la secuencia «Veni, Sancte Spiritus», en invocación a la Tercera Persona de la Santísima Trinidad.

Al conmemorar Pentecostés, elevemos nuestras plegarias a Dios, implorándole la gracia de renovar nuestro compromiso evangelizador. Recordemos que su deseo es que todos conozcamos su amor y alcancemos la salvación mediante la redención de Nuestro Señor Jesucristo y el don prometido del Espíritu Santo.